Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 23 Agosto 2012, Visitas en web: 1351
terceratumba

Tercera tumba todo recto

Ficha Técnica

  • Título: Tercera tumba todo recto
  • Autor/a: Darynda Jones
  • Serie: Charley Davidson 3
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Llega la tercera entrega de la serie con la que Darynda Jones ha dado una genial vuelta de tuerca al género.
 
CHARLEY Davidson, portal celestial para las almas perdidas, continúa ejerciendo de investigadora privada ocasional bajo la influencia de ingentes dosis de café en un extremo intento de mantenerse insomne. Cada vez que cierra los ojos, Reyes Farrow, el hijo de Satán mitad humano, mitad supermodelo, está allí. No le importaría en absoluto verlo si no estuviera tan cabreado…
 
Pero tras trece días sin pestañear está a punto de volverse loca, así que nada mejor que un nuevo caso para olvidar sus problemas… o eso creía ella, porque a veces el remedio es peor que la enfermedad.

Valoración personal

Reyes Alexander Farrow —el hijo de Satán, mitad humano, mitad supermodelo— se materializó a mis espaldas. Unas nubecillas de vapor se alzaban alrededor de unos hombros soberbios y centelleantes, como si acabara de salir del infierno. Cosa que no, claro. Había escapado de aquellos abismos hacía siglos y en esos momentos estaba furioso conmigo por haber encadenado su ser incorpóreo a su cuerpo terrenal. Sin embargo, por muy consciente que fuera de ello, el efecto siguió siendo el mismo.

¿Con un protector así? ¿Quién necesita nada más?

Todas conocemos ya a Reyes, a Garret, a Cookie, al tío Bob y, por supuesto… ¡a Charley! ¿no? ¿A qué estás esperando? La serie de Darynda Jones es una de esas historias divididas en capítulos (libros) que bien se merecería una buena serie de TV. Las chispas que saltan desde sus propios personajes hacen que las páginas centelleen ante tus ojos. La habilidad que tiene su autora para crear escenas fascinantes con personajes nada normales son de lo más sugerentes, simpáticas y atractivas. Ese toque de humor inherente de Jones es lo que me hace beberme sus historias con total y absoluta avidez como un alcohólico su primera copa de la mañana.

En esta tercera entrega vuelve a seducirme la manera en que comienza los capítulos. El hecho de que recurra a pegatinas de coches, a camisetas o lo que se le pueda ocurrir es un claro indicio de lo que te vas a encontrar en los capítulos. Capítulos que muchos de ellos no están exentos de sorpresas. ¡Y qué sorpresas!

Lo que más me llama siempre la atención es el protagonismo que les da a personajes secundarios, un protagonismo que muchas de las veces haces que prestes más atención a lo que les pueda ocurrir a éstos que a los verdaderos protagonistas de la historia y que bajo mi punto de vista forman un triángulo de lo más carismático. No puedo separar en distintas categorías a Charley y a Reyes de Garret. Lo siento, pero no puedo. Garret es para mí el tercer vértice de un triángulo fascinante que me tiene total y absolutamente absorta durante el tiempo que me dura la lectura de cada una de sus aventuras.

Sé que muchas de vosotras tendrá a Reyes como el «amante» natural de Charley, y lo comprendo, no creáis que no. Pero es que yo veo a Garret como la pareja de Charley y a la vez también veo a Reyes como la pareja natural de nuestra intrépida protagonista. No sé muy bien cómo va a resolver su autora esto pero ¡por todos los Santos habidos y por haber… QUE LO HAGA YA! Que una no puede más con esta incertidumbre. Que si ahora me quedo con Reyes que si ahora me quedo con Garret. Está claro que ambos están enamorados de ella hasta las trancas. La manera sutil de Garret de hacerle saber a Charley lo que siente por ella a través de sus cinco cosas que no decir nunca al Ángel de la Muerte es enternecedora. Me quedo con todas y cada una de ellas y leídas desde el número 5 al 1 adquieren una dimensión grandiosa acerca de cómo y qué siente Garret.

Reyes es menos sutil. Está claro que la forma que tiene de «avasallar» a Charley ya lo dice todo pero es que además Reyes, el hijo de Satán, es capaz de hacer cualquier cosa por estar cerca de ella… ¡INCLUSO FUGARSE DE PRISIÓN! Todo con tal de protegerla.

¿Y Charley? ¿Qué decir de Charley? Pues ya lo pone en una de sus camisetas.

No me dejes caer en la tentación.
Ya tropiezo con ella yo solita
.

¡Ya os digo! Va dando traspiés tras traspiés hacia ella y luego cae con todo el equipo. Disculpad que me ría pero es que para unas cosas es muy pero que muy avispada pero para otras… ¡Ay, pooobre Charley!

No os podéis hacer una idea en qué clases de berenjenales se mete. Sale de Málaga para meterse en Malagón y de Guatemala para ir a parar de cabeza en Guatepeor. Es una de las protas más increíbles que he tenido el gustazo de conocer. Y todo gracias a una autora hasta hace unos meses desconocida para las españolas. ¿Me permitís dar las gracias a RHM por regalarnos a este pedazo de mujer? No es guapa en el sentido clásico, según Garret tiene unas piernas que son poco menos que palillos pero tiene ese ye ne sais quoi que la hacen inolvidable. Para todos. Incluido un motero abigarrado y de toma pan y moja que bebe los vientos por nuestra Charley tras un beso que le dejó aturdido. Y es que Charley, es mucha Charley. Es mucho arroz para poco pollo pero lo malo es que tiene a muchos pollos picoteando a su alrededor.

Además los fantasmas están encantados con ella. El señor Wong, apenas le hace caso pero es normal en él pues se pasa la «vida» mirando hacia la pared. Rocket la tiene en gran estima y Ángel… ¡haría cualquier cosa por ella! Me gustan mucho estos dos fantasmas. Y me molan cantidad Blue y Tarta de Fresa, la hermana fallecida del Taft, el poli buenorro a quien Tarta de Fresa vigila y cela para que ninguna «pelandusca» se le acerque. ¡Lo que daría porque lo liara con Gemma, la hermana de Charley! ¿Os imagináis? ¿Qué podría tener en contra la lunática asesina hermana de Taft? Y, en esta ocasión un payaso muy dulce cuya historia es enternecedora. Este payaso es el personaje tragi-cómico de la historia y uno de los más tiernos que nos ofrece Jones.

Pero en esta novela no todo han sido risas, ni notas del más fino humor. Aquí he tenido la desagradable sorpresa de toparme con un par de capítulos que me pusieron el corazón en un puño y que yo creía que todo iba a terminar de una forma muuu triste. Pero si hay algo por lo que también se caracteriza Darynda es porque no puedes dar nada por supuesto porque tiene la grandísima habilidad de donde dije digo, ahora digo Diego… Le da la vuelta a la tortilla de una forma tal que no puedes sino por menos que decir… ¡Caramba! ¡Si encima lo hace creíble y todo! Claro que en un mundo donde lo increíble está a la orden del día, difícil sería que no ocurriese lo imposible.

No os perdáis la conversación de Charley y Gemma cuando ésta va en el coche. Es desopilante pese a parecer un galimatías. ¡Lo que me pude reír con ese intercambio de frases! Aunque estuve toda la novela muy preocupada por Charley. ¿Cómo leches se puede tirar la colega ¡15 días sin pegar ojo!? Yo, al segundo día, estaría durmiéndome por los rincones o me tendrían que recoger con una pala del suelo por haberme caído de bruces.

Una historia alocadamente sexy, una protagonista mordaz y con sentido del humor, unos tíos de «muerte» y que todos y cada uno acaban locos por los huesos de una mujer que tiene nombre de una de las motos más emblemáticas. Charley Davidson, la serie que me ha enganchado a la paranormal como ninguna otra (salvo «Fiebre») había logrado en todos y cada uno de sus libros; una mujer con un carisma muy especial y que «brilla» en sentido literal.

¿Aún no conoces a Charley? ¡No esperes demasiado! Yo estoy como loca mordiéndome las uñas en espera de tener entre mis manos la siguiente entrega de la misma porque si hay otra cosa que también sabe hacer Darynda Jones es… ¡DEJARNOS FINALES DE INFARTO!

Charley volverá; lo hará con un protector. Un guardián que le vaticinó una monja que oye hablar a los ángeles (como lo oís).

—Bueno, ¿y quién es él? El guardián.
—No sé cómo se llama, pero sí sé que traerá el equilibrio. Ah, y todavía no ha muerto.
—Vale. De modo que será un difunto.
—Sí. Morirá de aquí a dos días, once horas y veintisiete minutos.

¿Queréis saber quién es? ¿Estáis intrigadas, no? ¡Pues descubridlo en «TERCERA TUMBA TODO RECTO». Yo por mi parte espero saber en un futuro (rezo porque no muy lejano) por qué leches Reyes llama a Charley… «Holandesa».