Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 989
Todo está en juego

Todo está en juego

Ficha Técnica

  • Título: Todo está en juego
  • Autor/a: Kate Noble
  • Serie: Blue Raven 3
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Además de ser uno de los solteros más codiciados de Londres, Jason Cummings es miembro de la Sociedad Histórica, una institución exclusivamente masculina… hasta que Winnifred Crane cruza su umbral.

Cuando su solicitud de ingreso es rechazada, Winn propone una apuesta insólita: si consigue probar la autenticidad de cierto cuadro, recibirá el reconocimiento que merece. Para ello, sin embargo, tiene que viajar al extranjero, y en esas épocas una mujer no podía viajar sola. Aunque Jason admira a la joven por su valentía, no desea acompañarla, pero se ve obligado a hacerlo.

El viaje que emprenderán juntos les reserva sorpresas y peligros inesperados…

Valoración personal

«Si no la hubiera conocido».

Existen momentos, instantes, segundos… que marcan un antes y un después. Y lord Jason Cummings no imagina lo que esa mujer con la que acaba de chocar va a significar para él.

El duque de Rayne cree que ha llegado el momento de casarse. «Porque es lo que toca». Esta respuesta tan falta de emociones es el motivo de su repentina obsesión por conseguir esposa. Obsesión que ha estado a punto de ocasionarle más que un disgusto, cuando varias debutantes a la caza de marido decidieron encerrarlo y aprovecharse de él. No me entendáis mal, aprovecharse de su caballerosidad y sacar partido de la situación para acorralarlo. Para su fortuna, la cosa no pasó a mayores y pudo zafarse del agarre de ese trío de pesadilla.

Pero en contra de amilanarlo, este suceso no lo ha disuadido en su idea de casarse. El matrimonio era lo siguiente en su lista, y debía cumplir con su obligación. Había asumido su papel como duque de Rayne a la perfección, aprendiendo a llevar la hacienda, y cumpliendo con los deberes que el cargo requería. Él se sentía satisfecho con los avances realizados. Y casarse era el paso siguiente. Sus amigos le habían aconsejado que no se precipitara, asegurando que el matrimonio era una sentencia de muerte. Pero él acababa de cumplir los treinta, la edad perfecta para que un hombre formase una familia, y creía que el matrimonio sería la cura perfecta para la vaga soledad que comenzaba a amenazarlo.

Inocente él, pues estaba a punto de ver sus planes completamente desbaratados.

Winnifred Crane llevaba mucho tiempo esperando que su valía para el mundo académico se reconociese. Fiel alumna de su padre, se había beneficiado de su sabiduría durante estos años, y aprendido con él todo lo que concernía al mundo del arte y de la historia. Conocimientos que había plasmado en sus escritos como C.W. Marks, seudónimo bajo el que se había ocultado debido a la creencia de que siendo mujer no se tomarían en serio sus artículos. ¡Y qué razón había tenido!

La prueba estaba ahí, en la negativa a pertenecer a la Sociedad Histórica, de la que su padre había sido miembro fundador. Pero ella no estaba dispuesta a que la apartaran como si fuese una chiflada que tuviese desvaríos; nadie conocía tan bien como ella el mundo del arte, y si tenía que probar que el Adán y Eva adjudicado a Durero no pertenecía a este, lo haría. Y si tenía que viajar acompañada de ese duque pelirrojo al que le habían endilgado como guardián, lo haría. Y cuando lograra su propósito tendrían que mostrarle el reconocimiento que merecía.

«Todo está en juego» es el debut de Kate Noble en España. Debut que, debo de darle una colleja figurada a la editorial, no debería haber sido con esta novela, sino con sus predecesoras en la serie, pues esta es ni más ni menos la tercera entrega de Blue Raven, una serie protagonizada por los hermanos Cummings y los hermanos Wroth. Cierto es que esta novela puede leerse de forma independiente, pues los protagonistas anteriores apenas salen en unas escenas. Pero para mí esas escenas han sido suficiente llamativas para que me entrara el gusanillo y buscara sus historias, naturalmente, para leerlas en ingles, ¡qué le vamos a hacer!

Al comienzo de esta historia, ya en el prólogo, nos encontramos con unas cartas que se intercambian Jason y su hermana Jane, que nos dan habida cuenta del tipo de humor que nos encontraremos durante el desarrollo de la misma. Un humor sutil, del que disfrutaremos durante toda la novela, si sabemos apreciarlo. No se tratan de chistes o escenas desternillantes, pero de cuando en cuando asomará a nuestra boca una sonrisa provocada por comentarios o acciones que a mi me parecieron entrañables.

El estilo de Kate Noble me ha recordado en cierta medida al de Amanda Quick. Hay gente para la que la señora Quick resulta aburrida, sin embargo, para mi es una de las mejores, sobre todo cuando se trata de plantear y resolver misterios. Sus novelas siempre están llenas de aventuras y sus misterios suelen ser muy entretenidos de descifrar. En esta novela, Kate Noble también nos presenta una incógnita, acerca de la procedencia del Adán y Eva adjudicado a Durero, un enigma que intentaremos desentrañar junto a la protagonista, acompañándola por Europa en busca de las pistas que nos lleven a la conclusión correcta.

Esta aventura contiene escenas de todo tipo; simpáticas, excitantes, emotivas, intrigantes… Jason acompaña a Winn cual Picaporte, siguiendo sus andanzas, a veces divertido, otras exasperado por las ocurrencias de esta aspirante a Phileas Fogg. Sí, efectivamente, en determinados momentos me parecía estar leyendo «La vuelta al mundo en ochenta días», uno de mis libros de infancia favoritos, y del cual tengo varias ediciones que guardo con cariño.

Y vosotras diréis qué tiene que ver una novela romántica con la tan conocida historia del señor Verne. Pues lo cierto es conforme iba leyendo, parecía tener flashes que me la recordaban, comenzando por el discurso de Winnifred ante lord Forrester, presidente de la Sociedad Histórica. Ese alegato, ese órdago que nuestra protagonista lanza con tanta seguridad, y casi sin despeinarse, me trajo a la memoria las tantas y tantas veces que siendo adolescente releí el relato os refiero.

Aunque la diferencia en esta ocasión es que nuestro peculiar Picaporte comienza a ver a su Phileas Fogg de un modo que nada tiene que ver con el motivo de su viaje. Winnifred despierta en él una curiosidad, unos sentimientos que no había experimentado hasta ese momento. No obstante, él cree que es algo pasajero, pues ya tiene en vistas a quien será su futura mujer. Pero, ¡ah!, muy pronto había cantado victoria nuestro Jason, quien no debió dar el asunto de su búsqueda de esposa por zanjado, pues el corazón tiene razones que la razón desconoce, y ese órgano latente en su pecho le estaba enviado señales, a las que por supuesto no estaba haciendo ni puñetero caso.

¿Por qué? Porque nuestro protagonista y la autora parecen decididos a torturarnos alargando nuestra agonizante incertidumbre sobre el romance de esta pareja. Sobre su romance y su destino final. Porque la tortura continúa incluso en las últimas páginas, los últimos momentos, hasta que Jason pronuncia las ansiadas palabras que nos llevan a soltar un suspiro de alivio: «Si no la hubiera conocido». Su declaración de amor no puede ser más abierta, exponiéndose a lo desconocido, jugándose el todo por el todo… sin siquiera saber si su amada lo está escuchando, si está atendiendo a sus palabras.

Un salto al vacío que nos deja con el corazón en vilo, a la expectativa de un solo movimiento, una acción que saque a nuestro héroe de la desesperación que lo asola. Instantes casi interminables en un final atípico. Yo hubiera querido que la novela tuviera dos o tres páginas más, fijaos lo poco que pido, pero esta autora parece experta en dejarte con la miel en los labios…

«Todo está en juego» es una novela entretenida, amena, con la que pasarás un buen rato. Tendrás que tener paciencia, eso sí, pues el romance no ocurre con tanta celeridad como en otras historias, no obstante, esto no resta mérito a una novela que tiene momentos memorables que llegan al corazón, de los que disfrutarás, si saber captar su esencia.