Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 02 Abril 2014, Visitas en web: 980
vencida

Vencida

Ficha Técnica

  • Título: Vencida
  • Autor/a: Hope Tarr
  • Serie: Los Hombres de Roxbury House 1
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Conocida por todos como la «doncella de Mayfair» por su virtud inquebrantable, su resolución y su elevado concepto de la dignidad, Caledonia Rivers (Callie) es la líder de las sufragistas londinenses, la imagen perfecta de lo que tanto disgusta a todos aquellos que están en contra de que las mujeres se metan en líos políticos y pretendan tener un papel en la sociedad.

Agitadores, lunáticos e incluso prostitutas la detestan. Sin embargo, estos no son sus mayores enemigos: Caledonia tiene uno peor, un parlamentario dispuesto a no detenerse ante nada para evitar que las mujeres puedan votar y, al mismo tiempo, alguien que desea destrozar su reputación por encima de todo.

Hadrian St. Claire lleva una mala temporada con las cartas, muy mala, que amenaza con hacer que sus huesos acaben en el fondo del Támesis. Por eso, aunque a regañadientes, acepta por dinero seducir a la famosa líder para después fotografiar con su cámara la que ha de ser su caída en desgracia.

Pero la bella Callie, encantadora y de voz seductora, poco tiene que ver con la idea que él se había hecho de una solterona desgarbada que odia a los hombres. Y mientras la pasión entre ambos pasa de las chispas a un fuego más que ardiente, quien finalmente está en peligro de ser vencido es el propio Hadrian.

Valoración personal

¿No fue el filósofo estadounidense Thoreau, quien dijo que los ojos son el espejo del alma? Si eso era cierto aunque solo fuese a medias, Caledonia Rivers debía de tener un alma preciosa. Un hombre menos precavido podría caer de cabeza a sus pies al contemplar aquellos ojos verdes, tan serios y tan tristes.

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fue el contexto histórico en el que enmarca la acción su autora, Hope Tarr, una autora hasta el momento desconocida para mí y que he podido descubrir gracias a la editorial Libros de Seda.

La novela no está ambientada en los grandes salones de baile ingleses del siglo XIX, su protagonista masculino tampoco es ningún lord al que hay que reformar, ni un atrevido espía infiltrado en Francia en la época de las guerras napoleónicas, no es un tío al que le sale el dinero por las orejas y, desde luego, no es ninguna perita en dulce.

Esta novela transcurre, como muchas otras, a finales del siglo XIX, sí, pero su marco histórico son las calles de Londres y la lucha a brazo partido de las mujeres por poder ejercer su derecho al voto y por unas condiciones de trabajo dignas.

Caledonia es la representante de este tipo de mujeres en esta novela. Es fuerte, es decidida, tiene una forma de ver la vida muy poco «apropiada» para las mujeres de su estamento social y guarda en su memoria algunos acontecimientos que merecen la pena ser descubiertos por el lector.

Hadrian St. Claire es nuestro protagonista pero… No es ése su verdadero nombre, ¿verdad, Harry? El personaje de Hadrian es muy complejo. Me costó tiempo entenderle y sobre todo me llevó por momentos a querer darle una zurra. No llegué a odiarle pero estuve cerca porque había momentos en que hacía y decía cosas que eran para haberle tomado ojeriza y haberlo mandado a la m… ¡con viento fresco!

Llama y mucho la atención esa dualidad en la persona de Hadrian. Esos sentimientos encontrados que le produce muchas veces Callie. Está obligado a seducirla para conseguir de ella una foto realmente escandalosa que arruine su imagen y que pueda evitar que se presente ante la cámara londinense solicitando que sea aprobado el sufragio femenino.

¡Qué cosas! ¡Permitir que las mujeres puedan votar! ¿No es algo sin sentido? Las mujeres no tienen cerebro, no salen de sus casas y deben estar al cuidado exclusivo de marido e hijos.

En serio, porque me ha tocado vivir en el siglo XX y XXI que si no… Creo que hubiese sido una de las mujeres con pancartas que habrían estado al lado de Caledonia. Además, y en cierto modo, la novela me recordó a la «Norte y Sur» de Elizabeth Gaskell por esa intención de hacer más humanas las condiciones de trabajo en las fábricas, por esos primeros momentos donde los sindicatos de trabajadores verdaderamente se preocupaban de los suyos en lugar de preocuparse de cómo se podían beneficiar de su labor social y engordar sus propios bolsillo.

Hope nos da una visión increíble de la cuasi esclavitud a la que estaba sometido el obrero y las condiciones infrahumanas en las que vivían, trabajaban y se les obligaba a aceptar sin rechistar no fuesen, encima, a perder su empleo, el único medio que tenían para poder dar de comer a sus hijos. Las descripciones que hace Hope a este respecto son increíblemente gráficas y ponen los pelos de punta además de hacerte reflexionar en cuánto ha cambiado (para ciertos países como el nuestro) las condiciones de los trabajadores. Y digo lo de ciertos países porque ya sabemos que, por desgracia, algunas de estas cosas siguen ocurriendo actualmente en otros muchos.

La novela en ese sentido no tiene desperdicio, os lo garantizo. He «disfrutado» mucho de esa parte.

Pero vayamos a la parte romántica de la misma. La historia que se gesta entre Callie y Hadrian.

En ese sentido os puedo decir que es una historia preciosa. Como ya he dicho más arriba me llamó la atención la dualidad de sentimientos de Hadrian hacia Callie. Está obligado (y cuando digo obligado lo digo en el sentido más amplio de la palabra) a destruir su reputación. Para ello tendrá que recurrir a su habilidad como amante y a su destreza con la cámara pero poco a poco Callie se le va metiendo bajo la piel. Ella es como un rayito de sol en su aciaga vida. El ser cínico que se oculta bajo su fachada de hombre elegante sale a flote en determinados momentos lo que lleva a Callie a volver a retraerse en su caparazón; un caparazón que no lleva por gusto, os lo garantizo. Pero como ya digo ese ser cínico que en el fondo es Hadrian se ve obnubilado por la propia chica. Callie no es como aparenta y muchos creen…

Callie es una mujer a la que hicieron mucho daño, una mujer que supo decir ¡basta! y tomó un camino diferente al que le habían fijado; una mujer que, aparentemente, es frágil pero cuya fortaleza es innegable. Pocas personas después de un golpe así son capaces de reinventarse a sí mismas y seguir adelante.

Callie es además para Hadrian la oportunidad que tiene para dejar atrás un pasado que la autora se guarda muy bien de desvelar en un principio aunque te da leves pinceladas para después sorprenderte ofreciéndote la visión completa de un cuadro que estabas viendo colgado en la pared pero que jamás te habías fijado en lo que realmente contenía.

La novela guarda muchas cosas entre sus páginas, para las indecisas que no se hayan atrevido con ella os diré que os merece la pena haceros con un ejemplar y, aunque las comparaciones son odiosas, si tuviese que comentaros algo en este respecto os diría que es una autora con una sensibilidad parecida a la de Balogh. Es capaz de contarte cosas muy duras de una manera tan ligera que ni te das cuenta de lo horribles que son en realidad. Para mí eso es todo un arte porque no es agradable en ningún caso leer según qué cosas.

«Vencida» es una novela redonda de la que se agradece el cambio de escenario con unos personajes brillantes y una trama mucho más compleja de lo que a priori da a entender y con momentos y diálogos que te hacen reflexionar como lo que acontece, por ejemplo, en la página 240. Os recomiendo su lectura y el poder descubrir a esta nueva autora de la que deseo leer más.