Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 13 Junio 2012, Visitas en web: 1882
verdad silenciada

Verdad silenciada

Ficha Técnica

  • Título: Verdad silenciada
  • Autor/a: Sherrilyn Kenyon & Dianna Love
  • Serie: B.A.D. 4
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Solo un bando puede ganar y, de momento, las mejores opciones las tienen los asesinos.

El agente especial del BAD Hunter Thorton-Payne lleva cuatro años intentado dar con el paradero del asesino de su amigo Eliot quien falleció durante el transcurso de una misión en Hawai. Hunter se vale de su identidad de playboy con el fin de intentar acercarse a la organización Fratelli donde cree que se oculta el criminal.

Sus investigaciones le han llevado hasta el hogar para mujeres Renaissance pero una vez allí se topa con una mujer que, está seguro, es al último hombre al que habría querido volver a ver en su vida: la periodista de investigación Abbie Blanton. ¿Qué hace ella ahí?

Abbie está intentando averiguar qué es lo que le ocurre a su madre. Los únicos indicios que ha podido reunir la han llevado hasta Renaissance, algo debió suceder en ese lugar para que una mujer sana como su madre esté ahora mismo entre la vida y la muerte. Algún tipo de germen, una toxina, algo está afectando el organismo de su madre y ella necesita dar con una cura antes de que sea demasiado tarde.

Pero su camino se ha vuelto a cruzar con el de Hunter, un hombre al que si bien no ha podido olvidar, no ha dejado de odiar. Ambos sospechan de las intenciones del otro,  necesitan aprender a confiar y ambos se enfrentarán a un destino que puede acabar con sus vidas.  Los dos deberán encontrar la manera de trabajar juntos si quieren descubrir qué o quién se oculta tras toda esta serie de acontecimientos que ponen en peligro no solo sus vidas sino la seguridad de toda una nación.

Valoración personal

Disculpad que no empiece esta crítica como habitualmente suelo empezarla, es decir, con una frase o parte del texto de la novela. El motivo que os voy a dar es válido, créanme. Dicho motivo es sencillo, la parte que más emotiva me ha parecido no corresponde a una conversación entre los personajes principales sino entre una mujer (ya os diré quién) y él, nuestro chico del B.A.D.

Comencemos pues por el principio.

Cuando comencé la novela me vi sumergida de inmediato en su trama. El primer capítulo me atrapó y me dejó enganchada con la trama que preveía se avecinaba. Una trama cargada de tensión y de adrenalina si bien al final resultó no ser tanto como me esperaba pues la misma se divide como el tronco de un árbol lo hace para dar paso a sus ramas.

Lo que quiero decir con esto es que lo que en un principio creí que iba a ser una persecución en toda regla que tiene como objetivo el capturar al causante de la muerte de un querido compañero y amigo al final resulta un conglomerado de frentes abiertos que no sabes muy bien cómo va a acabar.

El tándem formado por las autoras Sherrilyn Kenyon y Dianna Love nos presenta una novela de intriga, suspense y romance en segundo plano que sin embargo éste viene aderezado por un encuentro ocurrido unos años antes y que nos va a tener «intrigadas» a lo largo de buena parte de la historia intentando vislumbrar si lo que crees es así o bien no… A cada giro de página esperaba encontrar la respuesta a semejante pregunta pero las autoras iban alargando la misma en el tiempo y llegó un momento en que comencé a desesperarme haciendo que mi viaje en bus de seis horas se me pasara volando (creo que no os he comentado que me lo fui leyendo camino a Madrid y me lo terminé en el bus de vuelta).

Pues bien, como comentaba lo que en principio parecía una trama sencilla pero de gran suspense se va complicando a medida que se va desarrollando la historia. Un único hilo argumental va bifurcándose en varios problemas paralelos que coexisten en el espacio y en el tiempo y que hace que no te dé tiempo ni siquiera a plantearte cuál va a ser el final de la historia.

Kenyon y Love van a ir introduciendo detalles en la trama de tal manera que apenas si te vas dando cuenta que la historia toma un callejón oscuro para desembocar en una calle que ni siquiera sabías que estaba ahí. Si eso es bueno o es malo dejaré que lo decidáis vosotras si llegáis a leer esta novela. Desde luego yo sí puedo decir que a medida que iba avanzando entre sus páginas hubiese querido disponer de papel y boli para ir anotando detalles de la misma que me hubiesen sido de gran ayuda para darme cuenta de algunos entresijos que se van desvelando sin que te estés dando cuenta de lo que ocurre.

Muchos personajes conocidos y otros bastante nuevos confluyen en esta historia donde sus dos protagonistas principales son tan distintos entre sí como lo son los mundos en los que viven.

Me ha gustado el personaje de él. Hunter Thorton Payne III. Un hombre cuya tapadera es perfecta. Su rancio abolengo familiar le ha abierto las puertas de la alta sociedad y su tapadera de playboy creo que es lo que pone la chispa a la historia. Un agente secreto miembro de una familia rica y adinerada con un arsenal armamentístico bajo su impoluto smoking y una mente analítica bajo una fachada de a-mi-todo-me-importa-una-mierda-y-lo-que-quiero-es-una-mujer-en-mi-cama.

En frente de ellos, nuevamente la sociedad de los Fratelli. Un orden mundial que se oculta en las sombras y que pretenden hacerse con el control del mundo caiga quien caiga.

Como he dicho la trama es más compleja de lo que parece. Unos experimentos genéticos e hilos movidos en la oscuridad por quienes se amparan en el anonimato van a ir poniendo ese toque de exotismo a una novela que pudiese pecar de exceso de frentes abiertos. La relación de la pareja principal pudiese parecer un tanto precipitada de no mediar de por medio (valga la redundancia) «algo» que se entrevé en primera instancia pero que no estás segura de que haya ocurrido en realidad. Ufff, ¡mira que es difícil esto de decir las cosas sin decir ni revelar nada, la leche!

Y luego te encuentras con una tercera senda, ¡otra más! que ni siquiera habías previsto. El apoyo y la protección de Hunter hacia una mujer que significa para él más de lo que podríamos pensar y que (ahora sí) va a protagonizar una de las escenas más conmovedoras de esta historia.

—Eliot no debería haber hecho eso […]. Ya bastante malo era casarse contigo y abandonarte, pero dejarte con un niño…
—Ves… en eso diferimos, Leroy, o quien quiera que seas, porque tengo serias dudas de que tu verdadero nombre sea Leroy. Agradezco a Eliot cada día que me hubiese entregado un pedazo de él. Amo a nuestro hijo y soy una buena madre para él. Cumplirá cuatro años en unos meses. […] No puedo quedarme aquí. Necesito alejarme de las tiendas de comestibles donde compraba con Elio, de los restaurantes donde comíamos y de una casa que está demasiado silenciosa sin él. Necesito estar en un lugar donde no se me parta el corazón al despertarme cada día en la habitación que compartíamos. Eliot siempre tendrá un lugar en mi corazón. Pero es demasiado doloroso verle en cada esquina o creer que oigo sus pasos en la alfombra…

Vamos, no me digáis que no son palabras que tocan la fibra sensible que toda mujer poseemos. Me resultaron las palabras más hermosas de toda la novela sobre todo por el momento en el que son dichas, cuando él está entre la espada y la pared entre sus sentimientos por Abbie y su lealtad a su país.

Una última cosa, esto para sus autoras: ¿realmente muere en la explosión del puente quienes vosotras sabéis? ¿No hay manera de que esté vivo? Pienso en quienes vosotras también sabéis y me da una lástima… ¿Podría ser que ellos fueran los protagonistas de la siguiente novela de los B.A.D.?

Nota personal: Hubo un momento en el transcurso de la historia en el que las autoras hablan de siete continentes. ¡Siete! Cuando yo estudiaba en el colegio eran cinco, a saber... Europa, Asia, África, América y Oceanía. Luego se ampliaron a seis porque introdujeron la Antártida (continente que, como todos sabemos está helado y no habita nadie con carácter gubernamental o como queráis llamarlo) ¿De dónde pues, a ellas les sale siete continentes con dirigentes en las sombras que quieren alcanzar el poder? Porque aunque desglosemos a América en dos (Norte y Sur) a mí... ¡siguen saliéndome seis!