Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 10 Julio 2013, Visitas en web: 2496
vindicatio

Vindicatio

Ficha Técnica

  • Título: Vindicatio
  • Autor/a: Arlette Geneve
  • Serie: Sin Serie
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.8/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

VINDICATIO. EL FUEGO DEL IMPERIO ESTARÁ A LA VENTA EL 4 DE JULIO.

27 a.C. Las intrigas políticas y las traiciones están a la orden del día en el Imperio romano. Las ansias de poder de muchos de sus senadores les llevan a cometer actos reprobables. Nadie había preparado a Aradia para lo que le aconteció a su familia. Una aciaga noche su vida tranquila y pacífica quedó rota y su protección pasó a manos del hombre por el que ella siempre había aguardado en silencio.

El general Máximo Magno, uno de los centuriones más aguerridos del Imperio, un hombre destinado al norte de sus confines, regresó a Roma para darse cuenta de que su madre, en su ausencia, había tomado algunas decisiones por él. Y, fruto de ellas, se vio encadenado a una chiquilla a la que siempre había visto como una niña. Lejos de Roma ambos tendrán que empezar a conocerse y a aprender a convivir con el otro…

Valoración personal

¡Madre mía! ¡Madre mía!

Resumiré la novela antes de entrar en detalles en una sola palabra: INTENSA.

He sido una de las privilegiadas en poder echarle mano a la última novela de Arlette Geneve antes de que saliese a la venta y puedo deciros varias cosas sobre ella que la hacen única dentro del mundo de la novela romántica.

Para empezar diré que la labor de investigación sobre la época romana ha sido minuciosa y que le ha tenido que llevar bastantes horas ante mamotretos como los que tuve que estudiar cuando estaba en la facultad.

Seguiré diciendo que la época escogida ha sido muy pocas veces elegidas por las autoras de nuestro género favorito. Por mis cuentas, y creo que no me equivoco, hasta el momento (quitando algún Harlequín que haya por ahí) sólo en dos ocasiones nos hemos encontrado con romanos en la literatura romántica actual. La primera vez que leí sobre ellos fue en un Cisne de Bertrice Small, «En manos del destino» (de ésta mejor no hablo… es firme candidata para la sección de indagaciones y el artículo Va de fogatas) y en otra ocasión uno de Virginia Henley publicado por Vergara/ediciones B.

En fin, como iba diciendo, la época ha sido pocas veces elegidas así que me enfrentaba a algo más que novedoso. Y yo siempre doy las gracias por los experimentos que hacen las editoriales. Me encanta leer algo atípico, me chifla que las autoras se atrevan a sacarnos de los típicos salones de baile ingleses, de las Highlands escocesas y de personajes sacados todos del mismo patrón en la gran mayoría de los casos.

Yo quiero emociones nuevas, épocas distintas. Si hay algo de lo que podemos presumir la gran mayoría de los europeos es de tener una vasta historia de más de cuatro mil años de duración.

Creo que Arlette ha arriesgado mucho. Ha firmado un trabajo que Terciopelo ha puesto en circulación y dónde no se pueden, a priori, conocer los resultados de este experimento. Pero algo os diré: es un buen trabajo.

La novela me enganchó desde el primer momento. El curro se nota en cada línea y en cada expresión (y sé fehacientemente que se han quitado muchos vocablos latinos) y la historia de amor entre Aradia y Máximo es muy diferente a lo que su autora nos tiene acostumbradas.

Os estaréis preguntando cuán diferente es y os voy a desgranar algunas cosillas sin hacer spoilers (o al menos lo voy a intentar).

Máximo no es para nada el típico hombre Geneve. Quienes habéis seguido desde sus orígenes como autora de Arlette sabéis que a ella le encantan (y a nosotras también) el tipo de hombre siguiente: hombres en apariencia atractiva y gentil pero duros, muy duros, de corazón. Hombres que siempre esperan traición y que no confían en las mujeres que tiene a su alrededor de forma ciega. Hombres de carácter férreo y explosivo que lo mismo están aparentemente tranquilos como de buenas a primeras explotan y hombres muy pero que muy ardientes y apasionados. Seguidme si no brevemente por esta breve reflexión:

1.- Justin: un celoso patológico.
2.- Christopher: un cabezota de tomo y lomo que quería que siempre se hiciesen las cosas a su modo.
3.- Brandon alguien que metía la cabeza por donde quería pese a que por el hueco que intentaba meterla no entraba, obstinado hasta decir basta.
4.- Adoain, el navarro, ¡madre mía! ¡Parecía que tenía tripas sin estrenar!
5.- Elouan… ¡otro que tal bailaba!
Y suma y sigue…

Así que cuando cogí el libro entre mis manos me dije: Hummm, ¡un general romano! Me hice una composición del chico que luego no cazó con la realidad. Me sorprendió bastante encontrarme con un hombre así siendo quién era su autora. Me sorprendió mucho y me sorprendió para bien.

Máximo es un hombre bastante mayor que Aradia. Un hombre firme y muy centrado. Arlette ha escogido a un hombre cabal, íntegro y con un sentido muy grande del honor y la justicia. Y no podría ser de otro modo para una novela plagada de hechos duros, muy duros. Nena, creo que has logrado que me he enamore de un tipo de hombre totalmente diferente al que estoy acostumbrada a enamorarme.

Con respecto a Aradia os puedo decir que esta joven romana es la sensibilidad personificada. Tiene un corazón inmenso, es dulce, cariñosa y está dispuesta a correr riesgos por el hombre del que siempre ha estado enamorada. Y no es de extrañar que para una niña Máximo sea lo máximo, valga la redundancia.

En cuanto a los secundarios he de advertiros algo, algo que ya sabemos de antemano quienes seguimos a Arlette desde un principio. Tienen fuerza, tanta es la que poseen que esperas que en cualquier momento se conviertan en los protagonistas principales de sus propias historias. Lo he pasado mal con alguno de ellos, es más, lo he pasado peor en determinadas escenas. He sufrido, he llorado y he terminado conmocionada y aun así, al terminar el libro he querido más, he deseado más. Me ha sabido a muy poco.

«Vindicatio: El fuego del imperio» es altamente recomendable tanto para los que disfrutan de la romántica como aquellos con un paladar más exquisito que son muy exigentes con el trasfondo histórico de una novela. La «visualización» de escenarios que nos muestra la Geneve hace que merezca la pena viajar a los confines de tu mundo y te encierres en el suyo. He viajado desde la antigua Roma, todo esplendor e intrigas, a Emerita Augusta, la ciudad hoy conocida como Mérida, he disfrutado incluso del clima frío de los límites del norte.

«Vindicatio: el fuego del imperio» aúna entre sus páginas grandes dosis de historia romana e hispánica; un amor inolvidable y tan fuerte como los cimientos donde se asientan los grandes monumentos que estos romanos crearon; una trama política muy bien llevada y, oculta de la superficie, una trama de intriga y suspense que me ha mantenido en vilo buena parte de la trama.

Para finalizar permitidme que os comente una anécdota que me ha ocurrido cuando terminé de leer esta historia que me leí de una sentada. Cuando terminé de leer «Vindicatio» y cerré el libro agoté todas mis provisiones de películas de romanos que tenía por casa. Me vi Ben-Hur. Después me puse con Centurión y La legión del águila y finalicé con Gladiator.

Si os gusta la historia, las nuevas experiencias románticas y sois de las que os atrevéis con todo, «Vindicatio» es, sin lugar a dudas, un libro que vas a disfrutar porque...

Solo es necesario un instante aciago para cambiarnos el destino.