Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 23 Marzo 2015, Visitas en web: 1561
volver empezar

Volver a Empezar

Ficha Técnica

  • Título: Volver a Empezar
  • Autor/a: Paola C. Álvarez
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

3.0/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Evelyn es una mujer independiente con un propósito muy claro de lo que quiere en la vida: ser una gran publicista. Todo cambia cuando se enamora tan profundamente que abandonará su carrera profesional por amor.
Años después reaparece en su vida Ryan McKinley, un fotógrafo con el que mantuvo una breve relación en el pasado. Un irlandés seguro de sí mismo al que le gusta vivir libre y sin ataduras. Ryan no la ha olvidado durante todo ese tiempo y arrepentido por haberla abandonado decide conquistarla de nuevo.
Sin embargo, Eve no es la misma mujer alegre y llena de vida que conoció; no está dispuesta a abrir su corazón de nuevo a pesar de que la pasión que los unió en el pasado, sigue viva y ardiente entre ellos.

Valoración personal

—No podía dejar de pensar en ti, en lo que me hiciste sentir aquella noche y te odié porque llegué a convencerme a mí misma que Robert había muerto porque no eras tú.

Cuando vi estas palabras escritas me quedé asombrada porque acababa de leer en boca de la protagonista lo que yo había sentido en determinado momento de esta historia, concretamente cuando fallece Robert, el marido de Evelyn. En ese pasaje odie a Ryan aunque sabía que la muerte de Robert era necesaria para el transcurso de la obra. A punto estuve de dejar de leer por la desaparición de este personaje que me cautivó y sólo seguí leyendo para poder reafirmarme en mi opinión y odiar a Ryan con el corazón tranquilo. Pero al final, igual que hizo con Evelyn, supo conquistarme a pesar de que esperaba fuese un hombre conquistador y egoísta.

A lo largo de la novela la vida de su protagonista cambia considerablemente. Cuando la historia comienza Evelyn se encuentra trabajando como creativa en una empresa de publicidad, con pocas esperanzas de ascender debido a que su jefa, Mónica, es un hueso duro de roer. Pero para su sorpresa y al contrario de lo que creía, Mónica valora su trabajo y la asciende a jefe de equipo, todo un salto en su carrera. Ilusionada por su nuevo puesto, Evelyn sale con un compañero a celebrarlo y en un bar conoce a Ryan, un fotógrafo irlandés con quien pasa una noche de pasión. Cuando despierta, se encuentra una nota de despedida. Para él solo ha sido una noche.

Decidida a apartar de su mente a ese hombre, ante quien ha sucumbido pero para quien no ha significado nada más que un rollo, Evelyn sigue con su vida. Unos meses después viaja hasta San Francisco para visitar a sus padres y pasar unos días con ellos. La vuelta a casa significará mucho más de lo que en un principio preveía; en el avión conocerá a Robert, que viaja al mismo lugar para hacerse cargo del Parque Natural de Yosemite. Atraída por su carácter tímido y tranquilo Evelyn inicia una relación con él. Un romance que acaba en boda con un hombre que la adora y por el que está dispuesta a dejar su antigua vida en Nueva York.

Como recién casados, Evelyn y Robert tienen muchos sueños que cumplir, una casa que decorar, toda una vida por delante… Pero un accidente trunca todas sus ilusiones. De pronto Evelyn se encuentra sola. Aunque dispuesta a salir adelante, pues Robert no la ha abandonado del todo. Está embarazada. Varios años después, la vida de Evelyn y su hijo Bobby dará un nuevo vuelco cuando Ryan entre en su cafetería-librería. Los sentimientos que enterró en lo más profundo de su corazón para olvidarle pugnan por salir y esta vez no existe ninguna excusa para no entregarse al que intuye es el amor de su vida.

—¿Qué quieres que te diga? ¿Que durante la noche más increíble de mi vida llegue a pensar que era la otra mitad de mi alma? ¿Que me sentí sucia y utilizada cuando él se marchó dejándome una nota ridícula?

Esta novela es un claro reflejo de su título, «Volver a empezar», algo a lo que parece que Evelyn no le tiene miedo como se demuestra varias veces a lo largo de la trama. Aunque sí hay algo que teme y son los sentimientos que Ryan despierta en ella. Al inicio no nos percatamos de la honda huella que Ryan dejó en ella esa noche. La historia comienza con un ritmo lento situando a los personajes, no existiendo muchas reflexiones sobre lo que siente cada uno. La muerte de Robert marca un punto de inflexión que divide la novela y a partir de aquí nos encontramos con una historia mucho más ágil, con personajes secundarios que se convierten en esenciales para la pareja y una exposición de sus sentimientos mucho más profunda y desgarradora.

La aparición de Ryan pone boca arriba la tranquila vida de Evelyn con su hijo Bobby. Asentada junto a su familia y dueña de un negocio que comparte con su amiga Chloe, nada parece alterar sus días. Hasta que Ryan entra en el local para pedir un café. Cuando la ve detrás del mostrador intenta entablar una conversación con ella y saber qué ha sido de su vida, pero Evelyn rechaza sus avances. Decidido a saber más sobre su nueva vida la sigue, hasta que se entera que tiene un hijo. Es entonces cuando se replantea sus planes y a punto está de echar marcha atrás en su conquista pues no quiere complicarse la vida. Pero su deseo de volver a verla puede más.

A pesar de todo, no puede evitar sentirse atraído por esa mujer valiente, dulce y atractiva que ha sacado a su hijo adelante sola. Y decide tomar los riesgos que hagan falta para formar parte de su vida. Aunque no va a ser tarea fácil, principalmente porque Evelyn no quiere exponer a Bobby a una relación que no tiene futuro. No obstante, gracias a su experiencia con sus sobrinos, Ryan se gana el favor del chiquillo, que ávido de atención paterna se deja conquistar fácilmente, y se sorprende compartiendo con madre e hijo momentos que le hacen pensar cómo sería tener una familia. Su unión con los dos despierta en él una necesidad que hasta ese momento no había sentido, la de tener un hogar al que regresar tras sus viajes. Pero ¿estará dispuesta Evelyn a esperarlo?

Una de las cosas que más me han gustado en este libro ha sido la actitud de Evelyn. Dispuesta a todo para empezar una vida al lado de Ryan, pero también determinada a hacerle saber que no va a esperarle como una esposa resignada en casa «con la pierna quebrada». Así que decide coger al toro por los cuernos y darle una lección a su chico. Para ello será fundamental la colaboración de la familia McKinley. Si la novela mejora conforme avanzan las páginas, en este punto se desata el caos, en el mejor sentido de la palabra. Me enamoraron los McKinley, ruidosos y a la par entrañables. Le hacía falta a Ryan una buena dosis de realidad para que despertara y quien mejor que su propio hermano para dársela...

Esta es la primera obra en papel de Paola C. Álvarez y como debut no está mal. Cierto es que tiene cositas mejorables, sobre todo al principio. Pero aun así es una novela muy entretenida, con escenas emotivas y otras llenas de comicidad que te hacen pasar la última página con una sonrisa y deseando leer la siguiente entrega de la familia McKinley. Y aquí es donde yo quiero llegar. Lo confieso, le he dado mi máxima puntuación a la autora con la esperanza de que se apiade de una servidora y escriba la historia de Colin McKinley. Después de los sudores que ese chico le hace pasar a su hermano, ¿se va a ir de rositas? No. Se merece una venganza como Dios manda. De las que hacen que un hombre caiga enamorado sin remisión y dispuesto a todo por la mujer que ama, incluso a «Volver a empezar».

—No he dejado de darle vueltas y más vueltas y... ¡es lo que quiero hacer! Estoy cansada de ir a remolque de los demás, primero de Robert y ahora de Ryan. Voy a tomar las riendas de mi vida de una vez...