Booket
Esencia
Última modificación: Jueves, 17 Abril 2014, Visitas en web: 1445
acoso mortal

Acoso mortal

Ficha Técnica

  • Título: Acoso Mortal
  • Autor/a: Pamela Clare
  • Serie: Equipo I - 7
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating (1 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Javier Corbray, un SEAL en misión secreta, y Laura Nilsson, una corresponsal televisiva apodada "La Muñeca de Bagdad", se conocen en Dubai y disfrutan de un fin de semana de desenfreno sin compromisos.

Algunas semanas después, Laura es secuestrada por uno de los líderes de Al-Qaeda, que hace correr la voz de que la ha ejecutado.

Dieciocho meses más tarde, Javier dirige una unidad de SEALs contra la guarida del hombre que secuestró y asesinó a la única mujer que, sin saber cómo, dejó una profunda huella en su corazón. El objetivo de la misión es apresar al líder talibán pero Javier solo quiere venganza; sin embargo no se imagina que además conseguirá la liberación de Laura.

Cuando llega el juicio contra el terrorista, Laura declara en su contra, provocando que este haga un llamamiento a la yihad contra ella... Y a partir de ese momento, todo son preguntas para las que nadie tiene respuestas, ni siquiera ella.

Valoración personal

Hoy os traigo mis impresiones acerca de una novela de una de las autoras que más me gustan dentro de la novela romántica de suspense. Hoy os hablo de «Acoso Mortal».

Cuando empecé la novela lo hice con muchas ganas y con unas expectativas muy altas pues los libros anteriores de esta autora me habían encantado, me habían emocionado hasta lo indecible y me habían parecido increíbles.

No os miento si os digo que la novela desde el punto de vista del suspense y la intriga es buena. No os miento si os digo que la novela ha logrado emocionarme en muchas partes de la trama y, desde luego, no os miento si afirmo que los protagonistas son inolvidables. Si tuviese que basarme solo en esto la novela sin duda alguna obtendría una calificación de sobresaliente, CUM LAUDE si me apuráis, porque lo cierto es que la novela tiene todos y cada uno de los elementos indispensables para que una lectora se pase horas delante de la historia sin poder soltarla esperando el desenlace. Pero…

Aquí es donde llega el momento en el que tengo que pararme y hacer una reflexión y es donde os preguntaréis qué es entonces lo que le he encontrado de malo a la novela y donde voy a intentar explicaros de forma sencilla mi impresión para quitarle ese sobresaliente.

No entiendo como una autora de la talla de Clare que nos ha regalado a personajes tan intensos y tan avispados como Julian Darcangelo, Marc Hunter o Zach McBride en novelas como «Evidencia», «Espósame» o «Sin Salida» respectivamente intente hacernos creer que de la noche a la mañana se han vuelto idiotas; vamos que nos haga creer que sus personajes de buenas a primeras se han vuelto tontos del culo y son incapaces de ver lo que tienen ante sus narices. No me lo creo. Vamos, que no me lo creo. No me creo que Zach, el jefe de los Marshalls, no se cosque de ciertas «cosas» en el transcurso de una investigación. No me trago que Julian, uno de mis hombres Clare preferidos, no sea capaz de «intuir» ciertos aspectos y tampoco entra en mi mente de encefalograma medio-plano que Marc «obvie» algo de lo que hasta yo me di cuenta. Que no, que no me lo trago.

Pero vamos, para entender lo que quiero deciros en forma de este jodido telegrama es mejor que cojáis la novela y la destripéis vosotras mismas. Igual tenéis la oportunidad en unas quincenas si nos decidimos a ponerla sobre la tabla de disección y la subimos a nuestras tertulias del Café-GIJÓN.

No obstante, dejaré esto a un lado y valoraré la novela por lo que en sí es la trama, el desarrollo de la historia y la caracterización de sus personajes. Y lo dejaré a un lado porque de no haber conocido previamente a estos machomen seguro que ni siquiera hubiese reparado en esa vuelta al jardín de infancia en cuanto a perspicacia se refiere y no le hubiese dado ninguna clase de importancia.

Os advierto que esta novela no es sencilla de digerir. Al igual que en los casos anteriores el soporte de la historia recae en problemática muy actual que la gran mayoría de las veces te pone los pelos de punta, te hiela la piel y te encoge el corazón.

Leer a Clare no es tarea fácil porque encontrarse con problemas de semejantes índoles no es de buen gusto. No todo el mundo tiene estómago ni corazón para enfrentarse en una novela romántica a semejantes cosas.

¡Leches!, qué difícil es hablar sin hacerlo realmente. Quisiera poder deciros las cosas de manera abierta pero es que son unos spoilers de campeonato y no quiero desvelaros nada ni chafaros la intensidad que imprime Clare a sus novelas debido precisamente a esto.

Bien. Como os iba diciendo, leer a Clare no es fácil. Tienes que estar concienciado para hacerlo y saber de antemano que las vas a pasar putas con la historia. En ese sentido la condenada lo hace como nadie. Te eriza los vellos de la nuca, te oprime el corazón, te desesperas ante los hechos que te vas encontrando por el camino y sufres al igual que sufren todos en la novela. Te sientes parte de una y te pones en la piel del otro. Miras a tu alrededor y compruebas realmente que tú estás a salvo pese a que tus compañeros de aventuras estén de mierda hasta el cuello. Todo eso y mucho más lo experimentaréis en una novela de Pamela. Todo eso y mucho más. Os lo garantizo.

Pasión irrefrenable. Emoción 100%. Dolor en la misma medida. Sientes de primera mano las injusticias de la vida y eres consciente de que cuando cierres la novela pasarás muchas horas haciendo examen de conciencia y sin poder volver a ver el mundo de la misma manera. Te has sensibilizado ante problemas que si bien parecen que te pillan muy lejos en realidad los tienes a la vuelta de la esquina. Es lo bueno que tiene esta autora. Es lo que la hace grande. Y es lo que siempre tengo que agradecerle.

Os recomiendo «Acoso Mortal». A pesar de lo que os he contado antes acerca de los secundarios os la recomiendo de todas, todas. Y os la recomiendo porque lo que Pamela cuenta en esta novela a nosotros no nos pilla tan lejano. Solo hay que volver la vista un poco más al sur de la península. Solo hay que mirar hacia nuestras propias fronteras para ver que el problema del integrismo y del terrorismo islámico no nos pilla tan lejos. Clare, al igual que los productores de la serie de «El Príncipe», están consiguiendo abrirnos los ojos y, desde luego, no lo hacen ni con medias tintas ni con metáforas ni paradojas. Lo están gritando a los cuatro vientos de forma sencilla pero contundente a través de unos personajes que sufren lo indecible pero que afrontan la vida cargados con la esperanza de un mañana mejor, de un futuro sin miedos y sin temores. Un futuro lleno de luz después de aquella época de oscuridad en la que una dura decisión les cambia para siempre sus destinos.

Os enamoraréis, al igual que yo, de Javier. Por todo. Por como es. Por cómo afronta los problemas, por cómo es capaz de proteger lo que para él ya significa más que su vida y os sentiréis orgullosos de haber conocido a Laura, una mujer capaz de superar cualquier escollo que la vida le haya puesto en el camino y por ser, al igual que el mítico Ave Fénix, capaz de renacer de sus cenizas. La han quebrado, sí. La han humillado, también. La han hecho centro de todas y cada una de las mayores vilezas que una mujer puede experimentar y aun así se ha mantenido en pie pese a que durante un tiempo estuvo perdida dentro de sí misma y no se encontraba.

―Algunas veces, cuando no puedo dormir a causa de las pesadillas, cierro los ojos e imagino que los hombres de esa unidad de SEALs están aquí, en el apartamento. Que el equipo está en la sala, armado hasta los dientes y me protege mientras el más alto vela junto a mi cama. Sé que es absurdo, pero hay noches que eso es lo único que consigue que pueda dormir.
Él sintió una opresión en el pecho. Ella se había consolado por las noches pensando en él... sin saber que pensaba en él.
―No me parece ninguna tontería. Laura, has vivido en el infierno y lo has superado. Esta noche estoy yo aquí. Y me ocuparé de que estés a salvo.
Esa noche, Laura no necesitaría fingir. Una parte de aquel equipo de SEALs velaría por ella de verdad.

Dadle a esta novela la oportunidad de hablaros. Dadle a estos protagonistas la oportunidad de contaros sus historias y no tengáis en cuenta las «meteduras de pata» o despistes de sus secundarios, haced… haced como que no les conocéis; o no valoraréis igual la novela.