Booket
Esencia
Última modificación: Lunes, 11 Junio 2012, Visitas en web: 1399
adicta al trabajo

Adicta al trabajo

Ficha Técnica

  • Título: Adicta al trabajo
  • Autor/a: Julia London
  • Serie: Hermanas Lear 1
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Robin Lear lo tiene todo: es rica, guapa y sexy. Su vida llena de lujos es maravillosa, hasta el día en que su padre la hace caer de su pedestal con dos malas noticias. La primera es que está muy enfermo y la segunda, que piensa dejarle sin su cómodo empleo en el negocio familiar para que aprenda «lo que es la vida». En un instante todo su mundo se desmorona, y Robin se encuentra de pronto trabajando a las órdenes de su ex novio y con una persona que la desconcierta por completo: Jake Manning, el atractivo contratista que le está reformando la casa.

Jake no ha tenido una vida fácil. Ahora lo único que desea es conseguir el dinero suficiente para acabar la carrera y, tal vez, encontrar una hermosa esposa. Pero Robin, esa gélida princesa vestida de Prada, le está volviendo la vida del revés con su manera de ser, atrevida y caótica. Su cabeza le dice que se aleje corriendo de ella; habría que estar loco para ir detrás de alguien como Robin. Pero Jake está loco… por ella…

Valoración personal

Hacía mucho tiempo que tenía este libro esperándome en la estantería pero me daba algo más que miedo meterle mano, me daba pavor.

Me encanta como escribe Julia pero siempre la había leído en histórica, nunca en actual así que así han pasado meses hasta que el otro día me dije, ¿por qué no?

Cansada un poco de histórica de vez en cuando apetece leer algo de contemporánea o de paranormal aunque bien es cierto que éstas últimas no son mi fuerte. Así que como ya os he dicho me decidí por ésta y… no me arrepiento.

Me he llevado una buena sorpresa con Adicta al trabajo. La protagonista es la hija mayor de un hombre que le han diagnosticado cáncer y siente que tiene un pie en el otro barrio así que tiene que arreglar sus asuntos y los de sus hijas.

Robin es una mujer que aunque va de independiente lo cierto es que necesita sentirse querida y valorada pero el hombre que más le importa la considera un fracaso: su padre.

Relegada a un puesto que considera inferior al que venía realizando es cuando se dará cuenta de que los valores que tenía no son los adecuados. Aprenderá que el dinero no lo soluciona todo y que tampoco ha conseguido brindarle la felicidad ni la paz que necesita pero ¿podrá conseguir siquiera una migaja de ambas en manos de su guapo constructor?

El personaje de Robin hace que nos replanteemos si es más feliz quien más tiene o quien menos necesita y desde luego la autora sabe describir muy bien con sus palabras los sentimientos que quiere transmitir. Con un lenguaje sencillo sus personajes se expresan de forma clara y ponen a flor de piel la realidad de dos estilos de vida bien diferentes que les llevará a tener momentos donde no se entienden el uno al otro. Vamos, como la vida misma.

Una novela muy seria y a la vez con una trama muy bien llevada donde la autora sabe muy bien cómo hacer que sus personajes evolucionen, aunque es más fácil de vislumbrar esta evolución en el personaje femenino de la historia.

La declaración de amor de ambos es preciosa y no quiero citarlas para que no perdáis la magia de las palabras de Julia London. No obstante si alguien quiere leerlas dejaré un mensaje posterior a estas líneas. Llegados a este punto la caja de pañuelos que tenía la dejé temblando.

Un libro estupendo, una historia de amor muy de hoy y una narración llena de magia, dolor y amor.

Declaraciones de amor

—Te deseo lo mejor. Yo no te puedo ofrecer nada más, así que te deseo lo mejor. ¿No lo entiendes? Te deseo camas cómodas y grandes con sábanas limpias. Te deseo fuegos cálidos en noches frías y hamacas para los días de primavera. Te deseo árboles de Navidad y galletas caseras y cachorros gorditos y bebés de olor dulce que te hagan sonreír. Te deseo mariposas cuando salgas a correr y rayos de luna por la noche, y sueños que alcancen las estrellas… y te deseo paz.

(Jake a Robin)

—Te deseo campos de trigo y flores silvestres, y días claros de verano para jugar al béisbol. Te deseo dulces sueños cuando apoyes la cabeza en la almohada e infinita esperanza cuando despiertes. Te deseo colchas hechas a mano en las cuales poder tumbarte a ver las estrellas, luces en las ventanas cuando vuelvas después de un largo día de trabajo, bolas altas fáciles y buenos amigos con los cuales reír. —Oyó un roce a su espalda y se imaginó que él se estaba yendo. Cerró los ojos—. Pero sobre todo, te deseo paz y te deseo amor, y deseo que quien sea que llegue a tu vida te ame al menos una décima parte de lo que te amo yo porque…

(Robin a Jake)

¿No opináis como yo? SON PALABRAS MAYORES