Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
Última modificación: Martes, 30 Junio 2015, Visitas en web: 2377
portada

Daringham Hall. La herencia

Ficha Técnica

  • Título: Daringham Hall. La herencia
  • Autor/a: Kathryn Taylor
  • Serie: Daringham Hall 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.4/5 rating (7 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Campiña inglesa, en la actualidad. La idílica vida familiar de Daringham Hall da un vuelco inesperado cuando Ben Sterling, un empresario estadounidense de software y perfecto desconocido, se presenta en la mansión clamando ser su heredero. Pronto se descubre que, detrás de esa verdad, se esconde un inquietante espíritu de venganza.
Su decisión, sin embargo, se ve alterada por una inoportuna pérdida de memoria y una repentina pasión por Kate, la veterinaria de la familia, quien le dará una perspectiva completamente nueva sobre Daringham Hall y sus moradores. Pese a todo, ¿seguirá Ben con sus planes de venganza, o dará una segunda oportunidad a su recién descubierta familia?

Valoración personal

El rostro se le fue ensombreciendo cada vez más mientras paseaba la mirada por el gran salón y se convertía de nuevo en aquella máscara impenetrable del principio...
—Soy Benedict Sterling —dijo lentamente—. Y he venido de Nueva York porque tengo un asunto pendiente con la familia Camden.

«Daringham Hall. La herencia» es la primera entrega de una nueva trilogía que Ediciones B ha comenzado a publicar con bastante acierto a mi entender. Una serie que encantará a los amantes de las novelas costumbristas, si bien la historia está situada en la época actual. El evocador ambiente de la campiña inglesa y los entresijos sentimentales de una familia con raíces aristócratas son los puntos fuertes de este relato en el que, a tenor de lo que acontece, disfrutaremos además de un apasionante romance.

Benedict Sterling es un hombre de éxito perseguido por sus recuerdos. La enfermedad y muerte de su madre siendo apenas un niño lo marcó de por vida. Un hecho que no ha dejado de perseguirle hasta que decidió contratar un detective para conocer las respuestas que su progenitora nunca quiso darle. Conocer su verdadera procedencia y las circunstancias que rodearon su nacimiento ha sido el aliciente que necesitaba para ajustar las cuentas con su pasado. Por fin la familia Camden iba a enfrentarse al resultado de sus actos. Cara a cara.

Estaban muy equivocados si pensaban que iban a poder escapar de aquello. Benedict estaba dispuesto a llegar hasta el final, comenzando por ocupar el lugar que le correspondía por derecho propio. Por desgracia, un incidente con unas jóvenes le impide llegar a su destino, Daringham Hall, la residencia de los Camden. Malherido y desprovisto de sus pertenencias, se dirige a pedir ayuda. Pero una lamentable confusión le dejará sin memoria y dependiente de la mujer que se convertirá en su guía para conocer a fondo el tranquilo pueblecito de Salter's End.

En cuanto le asestó el golpe a aquel desconocido, la joven veterinaria Kate Huckley se dio cuenta del tremendo error que había cometido. El pobre hombre había acudido para pedir ayuda y ella le arreaba un leñazo para rematarlo. Pero ¿cómo iba a saberlo? Pensaba que era un ladrón al verlo agazapado en la oscuridad, de ahí su reacción. Desafortunadamente el accidente lo había dejado sumido en la inconsciencia y ella era la responsable. Lo mínimo que podía hacer era proporcionarle un lugar donde quedarse mientras se restauraba de sus heridas y recuperaba la memoria.

Por ello decide ofrecerle quedarse con ella en tanto soluciona su situación. Poco a poco Ben se integra en la vida del pueblo y ella se acostumbra a tenerlo alrededor. No obstante, su presencia la pone nerviosa. Kate no quiere sentirse atraída por él, conocedora de que no es un hombre con el que pueda coquetear. Pronto regresará a su vida, que quien sabe si incluye mujer e hijos, y se olvidará de ella. Pero por mucho que entendiera que esos sentimientos son absurdos y peligrosos para su paz interior, no puede evitar dejarse llevar cuando Ben la besa con pasión.

Ben llega a Salter's End lleno de ira, dispuesto a vengarse de quienes le hicieron daño a su madre. El destino se interpone y es Kate la que tiene que ocuparse de un Ben sin memoria que lo mira todo con nuevos ojos, incluso a los Camden. Kate le tiene mucho cariño a la familia, que siempre la han tratado como una más. Prueba de ello es la íntima amistad que la une a Anna, Ivy o David, los más jóvenes del clan. Como veterinaria son sus principales clientes, pero su lazo es mucho más profundo. De niña hubiese deseado vivir en Daringham Hall, lo más parecido a un hogar que ha conocido.

Cuando Ben se instala en casa de Kate comienza una nueva vida para él. Una vida tranquila en la que Kate se convierte en alguien muy importante para él y los vecinos del pueblo casi su familia. Una existencia lejos del estrés y la vida atareada que llevaba en Nueva York. Aunque no recuerde nada como para apreciar la diferencia. Junto a Kate está creando nuevos recuerdos, que si bien no sustituirán los antiguos sí rivalizarán con estos cuando una visita sorpresa le devuelva de repente la memoria. Continuar o no con sus planes de venganza será un dilema, pero el verdadero problema será conciliar su pasado con el presente que desearía tener.

Si hubiera tenido a mano la siguiente parte de esta historia seguro hubiera seguido leyendo. Kathryn Taylor ha conformado una historia sencilla y encantadora que se devora rápidamente. La simpleza en la forma de narrar hace que la historia se vea potenciada y creo que si continúa en esta misma línea, esta trilogía será muy recomendable de leer. No sólo el ambiente es cautivador, sus personajes también. En este comienzo, la trama se centra en presentarnos a cada uno de los integrantes de la familia Candem y sus reacciones ante la inclusión de un nuevo miembro en la familia; el imperio Camden se tambalea ante la llegada aquel que pretende arrebatarles su patrimonio, lo que nos facilitará conocer su verdadera naturaleza.

Daringham Hall es el símbolo de su abolengo, una mansión construida en el siglo XVII que uno de sus antepasados adquirió un siglo después de manos de Jorge III. Un orgullo para los Candem y las futuras generaciones. Por supuesto, Kate siente hacia ese intruso un instintivo rechazo. Pero ella no conocerá al frío y calculador hombre de negocios, sino simplemente a Ben, un hombre interesante, atractivo y seductor del que se enamorará enseguida. Igual que Ben, que afirma no querer separarse de ella jamás. Una palabra que no le será posible mantener. El futuro de esta pareja dependerá bastante de cómo evolucione la relación entre Ben y los Candem, pues el final te deja con el caramelo en la boca.

¿Qué ocurrirá con Daringham Hall? Muchas son las incógnitas con respecto a los miembros de este clan; un romance en ciernes, una paternidad puesta en duda, un secreto escondido durante años... La vida de todos los Candem y su situación en la familia se verá alterada por este hecho perturbador. No quiero desvelar lo que se intuye, ni lo que he descubierto sobre los habitantes de esta mansión, pues todo podría variar en las próximas entregas. Pero me atrevo a decir que lo que ocurrió en realidad entre Ralph Candem y Jane Sterling solo una persona lo sabe. Un agravio que solo el amor podrá reparar... si no es demasiado tarde.

Si queréis disfrutar de una historia al estilo de Jude Deveraux o Nora Roberts,
os invito a que traspaséis las puertas de Daringham Hall.