Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
Última modificación: Miércoles, 24 Junio 2015, Visitas en web: 645
portada

La jugada perfecta

Ficha Técnica

  • Título: La jugada perfecta
  • Autor/a: Jaci Burton
  • Serie: Jugada a jugada 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.0/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Nada podría desestabilizar más la vida de Tara Lincoln que comenzar una relación con el famoso quarterback de los San Francisco Sabers, Mick Riley. Después de una noche de loca pasión, sabe que aquel hombre que vive para el deporte, la fama y tiene una chica diferente en cada ciudad ha calado muy hondo en su corazón. Pero no está dispuesta a sufrir de nuevo, por lo que decide no seguir viéndole.
Mick lleva muchos años entregado al fútbol americano, pero está harto del falso mundo que rodea a este deporte. Por eso, cuando conoce a la hermosa organizadora de eventos Tara Lincoln, se da cuenta de que con ella desea mucho más que la típica aventura de una noche. Pero en Tara encuentra la horma de su zapato: ella no muestra el más mínimo interés en continuar su relación.
Así que Mick, que nunca se rinde, tendrá que preparar la jugada perfecta...

Valoración personal

«La jugada perfecta» es una novela a la que le tenía muchas ganas. La descubrí cuando se publicó en inglés y estaba deseando que la tradujesen al español. Por suerte, la editorial Phoebe ha cumplido ese deseo. He demorado un poco su lectura aguardando las siguientes entregas de la serie ya que sabía que estaban muy enlazadas por pertenecer a los tres hermanos Riley. No obstante, la espera ha merecido la pena pues me he encontrado con una historia que además de ofrecernos un buen romance encierra una enseñanza: en el mundo del deporte no todo es éxito y trofeos.

Bien lo sabe Mick Riley, quarterback estrella de los San Francisco Sabers. Mick está harto de asistir a fiestas y eventos siempre colgado de una modelo o actriz, o lo que a su agente Liz Darnell le venga bien en ese momento, todo por promocionar su carrera. Pero para él esa sucesión de chicas, posados y conversaciones insulsas ha llegado a su fin. Una decisión de la que no se arrepiente cuando conoce a Tara Lincoln, una chica preciosa e inteligente, nada que ver con las bellezas vacías a las que está acostumbrado.

Después de una maravillosa noche juntos, Mick tiene claro que desea seguir viendo a Tara. Pero para su sorpresa, Tara le responde con una negativa. El porqué es algo que Mick está dispuesto a averiguar sea como sea. No obstante, descubrir la verdad pondrá de manifiesto cuáles son verdaderos sentimientos hacia Tara y si está dispuesto a formar parte de una familia ya fundada.

Para Tara no resulta nada fácil rechazar a Mick. Y es que cuánto más tiempo pasa con él, más le gusta. Si fuese un capullo arrogante al que sólo le gustase hablar de sí mismo y de sus logros todo sería más sencillo. Pero no es así. Es un hombre atento, agradable y cariñoso que no ha echado a correr ante la sola mención de que tiene un hijo. Y ese es el problema, bueno, uno de ellos. Tara tiene una vida muy ocupada, tratando de sacar adelante su empresa de eventos «El arreglo perfecto» y teniendo que criar ella sola a su hijo Nathan.

Un chico en plena adolescencia, con todo lo que ello pueda suponer. Ella no quiere que su hijo cometa sus mismos errores y su máxima prioridad es ofrecerlo una vida estable y segura. Algo que no logrará retozando por ahí con el macizo de Mick Riley. Aunque él parece dispuesto a implicarse en su vida y en la de su hijo. Cuando la exposición mediática de Mick choque con su ansiada estabilidad familiar, Tara deberá decidir cuánto está dispuesta a confiar en Mick.

Cuando Tara y Mick se encuentran en la fiesta que ella organiza para el equipo las chispas saltan entre ellos. La química es inmediata, los coqueteos y bromas entre ellos hacen que esos primeros capítulos sean muy divertidos. Hasta que Tara le confía a Mick su «secreto». Es entonces cuando comienza la montaña rusa de emociones. Mick intenta en todo momento que ella se sienta especial y le presta atención a Nathan, haciendo que el chico quede fascinado por él. Aun con sus recelos, Tara debe aceptar que Mick lo está poniendo todo de su parte para incluirla en su vida.

Incluso le presenta a sus padres y hermanos, una familia entrañable que hacen sentir a Tara como en casa. Pero los adolescentes tienen problemas que los padres deben saber afrontar. Y las estrellas de fútbol tienen una vida a veces difícil de conciliar con tener una familia, sobre todo si tu agente se empeña en alejarte de la mujer que amas y aprovecha cada oportunidad que se le presenta para exponer las diferencias existentes entre los dos. Llegados a este punto, Mick y Tara deberán sopesar si los momentos vividos hacen que merezca la pena apartar la desconfianza a un lado y arriesgarlo todo en un último intento de conseguir un touchdown.

Jaci Burton me ha sorprendido en esta primera entrega. Y es que nuestro Mick no es tan «perfecto» como parece. Durante su lectura conoceremos verdaderamente a este hombre, que también ha pasado su calvario personal aunque sólo sus más allegados lo saben. Que en un momento de la historia expusiese su secreto para abrirle los ojos a Nathan me conmovió profundamente. Igual que los valores y consejos que intenta trasmitirle según su propia experiencia. Al final, Nathan hace gala de toda una lección de madurez haciéndole a su madre lo equivocada que está al dejar escapar a Mick.

Lo cierto es que cuando comencé la lectura esperaba una historia más ligera, más desenfadada. Y si bien es cierto que tiene muy buenas escenas eróticas y un punto divertido, lo importante para mí ha sido la lección subyacente en la trama. Mick y Tara tienen cada uno una historia de superación personal que te hace reflexionar sobre a dónde puede conducirte a veces la vida cuando tomas el camino equivocado y el valor que hay que tener para enderezar el rumbo.

Estoy deseando leer la historia de Gavin (que sí es un auténtico donjuán, no como Mick que sólo lo aparentaba) y Liz (a pesar de lo bruja que se ha comportado en esta historia). Quiero ver quién hace caer a quién: si Gavin dejará de ser un ligón para rendirse al verdadero amor y si Liz es capaz de redimirse y dejar mostrar a la mujer que hay debajo de esa fría capa de hielo.