Booket
Esencia
Última modificación: Lunes, 30 Abril 2018, Visitas en web: 242
Vientos de traicion

Vientos de traición

Ficha Técnica

  • Título: Vientos de traición
  • Autor/a: Christine Mangan
  • Serie: Independiente
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.5/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Alice Shipley y Lucy Mason eran inseparables: aunque con pasados totalmente opuestos, sus días en la universidad se sucedieron entre risas, aventuras y libros. Hasta que algo sucede que las aleja para siempre. Alice pronto se casa y, en un arrebato de amor, se traslada a vivir a la tormentosa Tánger de 1956, un Marruecos que se acerca peligrosamente a su fin colonial y bulle repleto de conspiraciones. Pero la ciudad blanca no es lo que Alice esperaba: con John siempre ausente, ni el exotismo de sus calles ni la fragancia de sus aromas logran despertar su interés.
Pero un buen día Lucy llamará a su puerta; su aparición será un maravilloso soplo de aire fresco y juntas descubrirán un Tánger muy diferente, más misterioso, mucho más peligroso.
Cuando el pasado vuelva a acecharlas y la sombra de un asesinato se cierna sobre sus vidas, Alice y Lucy se darán cuenta de que sus días felices en Tánger se han acabado para siempre.

Valoración personal

Hay portadas que te transmiten el interior de un libro y otras que son engañosas sobre lo que encontraremos en sus páginas, y ambas cosas es lo que me ha pasado con «Vientos de traición». El debut literario de Christine Magan me ha sorprendido muy gratamente, no sólo porque he disfrutado de una obra llena de matices y que me ha transportado a otra época, sino porque además su trama esconde una tensión e intriga que no esperaba, al punto de temer y al mismo tiempo desear saber lo que vendrá a continuación. Desde luego, no ha sido fácil acompañar a sus protagonistas en esta travesía, en la que a veces te debates entre escapar de la pesadilla o recrearte en el sueño.

Este es el debate interno en el que se encuentra Alice Shipley, cuya estancia en Marruecos está siendo más difícil de sobrellevar de lo que creía. Tras salir del Bennington Collage había conocido a John McAllister y e iniciado una relación con él; su espíritu emprendedor y sus ansias de ver mundo le contagiaron aceptando la oportunidad que le brindaba de comenzar una nueva vida a su lado. Pero nada está siendo como preveía: mientras la joven se queda sola en el apartamento temerosa del mundo exterior, John sale a hacer negocios gastándose además la poca fortuna de la que disponen, consiguiendo poco a poco y sin percatarse de ello que su reciente esposa se arrepienta de haber puesto su futuro en sus manos. La aparición repentina de su mejor amiga en la ciudad volverá a sumergir a Alice en una miríada de emociones de la que había querido escapar, pues tal como acaba de comprobar, el pasado siempre es el prólogo.

Por el contrario, Lucy Mason no desea olvidar. Y menos a Alice. Durante sus estudios en el Bannington Collage, había sido la única que no la había mirado por encima del hombro, ni se había burlado de su origen o presumido de su estatus. Por su modo de vestir y sus modales se notaba que procedía de una buena familia, pero jamás menospreció su condición de becada como hacía el resto. Más tarde descubrió que Alice también era huérfana. Eran similares. Dos almas iguales en un mar de extraños. Su afinidad las llevó a convertirse en inseparables, compartiendo confidencia y haciendo planes, pero todo se truncó con la marcha de Alice. Lucy no entiende lo que ha pasado y por qué su amiga ha decidido ignorar todos sus sueños juntas para marcharse con un hombre del que claramente no está enamorada. Dispuesta a demostrarle a Alice lo mucho que su amistad significa para ella y que no ha olvidado todas las promesas realizadas, elige Marruecos como próximo destino, una ciudad que jamás pensó pisar.

La visita de Lucy saca a Alice del letargo en el que se había sumido. Su visita remueve algo en su interior, algo que permanecía oculto esperando despertar, deseando salir. Si es malo o bueno no lo sabe, sea como sea su vida no volverá a ser la misma. Su presencia resulta un tormento y un bálsamo a la vez, le recuerda un episodio que desea olvidar con todas sus fuerzas, y también aquellos días donde su compañía era el aliento que necesitaba para seguir. Ojalá pudiera confiar en ella, pero su prudencia le impide confiarle todos sus secretos. Cómo confesar que su vida en Marruecos no es lo idílica que aparenta, que en los últimos meses se ha distanciado de su marido, que se arrepiente de haberse casado con él. Pero a Lucy no le hacen falta las palabras. Una sola mirada le basta para saber que ese pajarillo asustado no es la Alice brillante que conocía. Y va a hacer cualquier cosa por recuperarla. A pesar de sus reticencias, su inquietud y sus sospechas, Lucy no está dispuesta a que Alice se esconda de nuevo, abrumada por el presente y el futuro. Lamentablemente, el precio a pagar por ayudarla a escapar de su situación podría ser demasiado para todos los implicados.

«Lloras al llegar y lloras cuando te vas». Christine Magan hace suya esta frase sobre Tánger y la convierte en una metáfora de la relación entre Alice y Lucy. El paralelismo entre la ciudad y su amistad es inevitable, mientras Alice se siente extraña en sus calles y miedosa con sus gentes, Lucy se sumerge en su cultura abrazando la ciudad como si fuese una tangerina más, como si hubiese nacido allí. Es Lucy quien nos hace disfrutar de la ciudad, ignorando los peligros e imbuyéndose de su bullicio y alegría. Quizás porque igual Tánger, ella también tiene sus luces y sus sombras, como bien descubriremos a lo largo de la narración.

Nada es lo que parece, a lo largo de la novela ambas protagonistas irán intercambiando su voz para contarnos su historia, lo que sienten, lo que anhelan y lo que esperan del futuro. Si en un principio lamentaba ese terrible suceso que había hecho separarse a las dos amigas y esperaba que Lucy apareciese como un «caballero de brillante armadura» para salvar a Alice de su funesto futuro, como siempre había hecho, después me di cuenta de que sus vivencias en común escondían la verdad de una relación dependiente e incluso tóxica. Alice da la sensación de ser como una marioneta en manos de dos titiriteros incapaz de coger el control de su propia vida.

La tensión crece con cada página que pasamos. Al principio odiaba a John por su condescendencia al tratar a Alice y más tarde el corazón se me sobrecogía por lo que descubría sobre Lucy. Era incapaz de parar de leer hasta saber si Alice iba a salir indemne de toda esa situación. Incredulidad, incertidumbre, frustración, desasosiego, angustia, resignación, son múltiples las emociones que la autora nos provoca con su relato. Su forma de escribir lenta, pausada, reflexiva, te envuelve en un cálido abrazo que pronto resulta asfixiante y de cuyo yugo letal quieres huir, pero no hay forma de escapar hasta llegar al final.

Las últimas páginas de «Vientos de traición» me dejaron un sabor agridulce, mientras en mi mente aún permanecían los ecos de las voces suplicantes de Alice y Lucy, mi corazón encontró la calma durante un breve paseo por la ciudad de Málaga, mi Málaga la Bella. No sé si la autora tiene en mente escribir una segunda parte, pero para mí la historia no está cerrada. Quizás es que me niego a despedirme de sus protagonistas, quizás porque creo que merecen una segunda oportunidad y quiero constatar que realizaron sus sueños. Sea como fuere, Alice y Lucy son dos personajes que no dejan indiferente, amándolas u odiándolas indistintamente, imposibles de concebir la una sin la otra, dos almas atormentadas en busca de la felicidad imposibles de olvidar.