Última modificación: Sábado, 07 Junio 2014, Visitas en web: 1691
burbujas

Burbujas

Ficha Técnica

  • Título: Burbujas
  • Autor/a: Gema Samaro
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

3.3/5 rating (6 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Carmen es una joven que, tras varios intentos fallidos, ha conseguido en la vida justo lo que buscaba: un trabajo estable y absorbente, y una vida monótona y equilibrada que "disfruta" sin ataduras.
Pero bastará una Nochebuena, aderezada con una atípica cena familiar y una inesperada visita para sabotear por completo su tranquilo esquema vital.
Orosia es la abuela de Santiago, un amigo de la infancia más conocido por nuestra protagonista como Santinfierno, y viene desde el más allá empeñada en que Carmen se percate de las virtudes de su nieto. Pero como no las encuentra por ninguna parte, y ya sabemos cómo son las abuelas, ella decide aparecer por sorpresa en los momentos más inoportunos para recordarle a Carmunchi que como su nieto no hay otro.
Un escenario loco y disparatado que sirve de excusa para que actúen esos sentimientos que, al igual que las burbujas, suben y bajan, viene y van, tan caprichosos e incomprensibles... como la vida misma.

Valoración personal

Sabemos que la Navidad es una época muy especial en la que te reúnes con la familia, lo que trae consigo carreras y prisas porque todo esté listo para la celebración: la decoración perfecta, la comida al punto, tú arreglada y mona... Pues en esas precisamente andaba Carmen, intentando hacerse un moño años cincuenta, cuando llamaron a la puerta y al abrirla se encontró con una anciana vestida de tiros largos y un moño mejor que el suyo que le ofrecía una botella de champán cual burbuja Freixenet.

Se trataba de Orosia, una vecina suya que ella creía que estaba muerta, pero debía ser que no pues estaba allí insistiéndole en que su nieto la necesitaba y que debía de llevarle esa botella de champán. Su nieto Santiago, más conocido como Santinfierno, el «niño pesadillas» de su infancia que cuando no estaba destrozándole algo, se ponía a discutir con ella hasta que terminaba desquiciada. ¿Y a ese angelote debía de llevarle el champán?

Madre de Dios, esperaba que hubiera madurado porque si no andaba lista. Pues el sujeto en cuestión de maduro no tenía nada, como bien demostró cuando llegaron a la casa tras la insistencia de la dama. Lo que yo me pude reír con esta escena. Pocas novelas tienen un principio así y desde luego «Burbujas» se merece ser leída sólo por esto. Pero es que la cosa no acaba aquí.

Al final sin saber cómo, entre la abuela —que Carmen descubre que a pesar de ciertamente estar muerta, es una muerta muy viva— y el puñetero del nieto la lían y éste acaba en su casa, pasando la Nochebuena con su familia como si fuera su novio. ¡Menudo novio! Para estrangularlo, jajaja. Una cena para no olvidarla en cien años pues cuantos más gusarapos soltaba el dichoso novio por la boca peor lo pasaban los adultos y más aplaudían los niños, en concreto Alvarito, sobrino de Carmen, que se lo estaba pasando pipa con tanta palabrota.

Pero hay que comprender a Santiago, si tu familia pasara de ti como de la mierda y tu mujer te dejara por otro pues quizás tú también serias un tocapelotas, aunque éste lo traía de nacimiento para qué engañarnos. Tampoco Carmen lo ha pasado bien, escapando de una relación con un perverso narciso por los pelos. Ninguno está ahora por la labor de meterse en una relación, pero la carne es débil...

Y como la abuela Orosia los conoce perfectamente a ambos, sabe que están hechos el uno para el otro. Y hará todo lo posible y lo imposible por que se den cuenta de ello. Si alguna vez os habéis preguntado si los fantasmas lo ven todo, todo, la respuesta es sí. Y opinan sobre ello, jajaja. A ver quién es la guapa que hace un dúo, con la abuela dirigiendo la orquesta ;)

«Burbujas» es una historia divertida, desenfada, simpática y loca. Guerras dialécticas, escenas disparatadas, personajes descarados e irreverentes. Igual que las burbujas de un buen champán esta novela es efervescencia pura y te dejará en la boca un sabor chispeante, tal vez un poco ácido, pero dulce y suave en el fondo. No pararás de reír y prácticamente la devorarás, pero ¡cuidado con no embriagarte! Pues «las burbujas del champán se suben a la cabeza» y puedes hacer locuras...

—¿Qué puedes esperar de mí? ¡Soy un hombre enamorado! Estoy idiotizado perdido. No me puedes exigir claridad de pensamiento cuando tengo la lucidez completamente anulada.