Última modificación: Lunes, 15 Junio 2015, Visitas en web: 1072
dama drsgon

La dama y el dragón

Ficha Técnica

  • Título: La dama y el dragón
  • Autor/a: Mónica Peñalver
  • Serie: Medieval 1
  • Reseña de: Rosa Ramos

Puntuación

4.5/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Adrian Wentworh es un hombre hecho a sí mismo que ha conseguido granjearse la simpatía del rey Enrique VII combatiendo ardientemente por su causa. Son ya muchos años los vividos en el campo de batalla y ha llegado el momento de retirarse a un hogar y unas tierras en las que envejecer. Esto está ahora al alcance de su mano, pues el rey ha decidido recompensarle entregándole la mano de Lady Norfolk, pero, ¿podrá él desposarse con una mujer que lo odiará hasta el final de sus días?
Lady Margaret está acostumbrada a llevar las riendas de su vida, así que, para frenar los avances de un pretendiente no deseado, no duda en pedir audiencia con el rey e incluso hacer un solemne pacto con él. Ahora, por mandato del monarca está obligada a contraer matrimonio con el irascible, cruel y temido Adrian Wentworh, apodado «Dragón». Lady Norfolk obedecerá la orden real, pero contraviniendo el sentido común, está decidida a desafiarle a cada paso y no piensa dejarse amilanar por el feroz guerrero que tanto la conmueve.

Valoración personal

¡ATENCIÓN! ESTA CRÍTICA CONTIENE SPOILERS

Comenzar diciendo que es una novela histórica fantástica, de estas novelas que te enganchan y no puedes parar de leerla hasta que no la terminas y conoces como acaba la historia. Además, la redacción y forma de escribir están muy bien, cada escena realmente bien descrita, resaltando los detalles más importantes, sin detenerse mucho para no resultar pesado.

Comencemos con la historia, voy a ir describiendo muchas escenas del libro así que esta crítica contiene spoilers.

Pues eso, la historia comienza con la renuncia de Margaret a un matrimonio en el que el pretendiente se había empeñado en casarse con ella para conseguir la herencia que su padre le había dejado, ya que lord Marlowe está arruinado y necesita dinero para seguir con sus vicios, el juego y el alcohol. Así, el rey acepta denegar esa propuesta pero sobrentiende  que debe buscarle un marido que vaya acorde a la herencia que va a recibir, es decir, seleccionar al mejor conde de Norwich y Norfolk.

A partir de ahí aparece Adrian Wenworth, guerrero del rey Enrique VII, apodado el Dragón, por la ferocidad con la que ha luchado en las batallas. Sin embargo, ya está cansado de tanto luchar y lo que más desea es que el rey le dé una buena recompensa y pueda instalarse en algún lugar para descansar.

Sin embargo, no todo va a salir así. El rey Enrique considera que Adrian es el mejor candidato para casarse con Lady Norfolk (Margaret) y optar a los cargos que esto conlleva. Como es de suponer, ninguno de los dos está de acuerdo con este matrimonio pero  no le oponen ninguna resistencia al rey por el aprecio que ambos le tienen.

En ese momento, comienza la historia que a mí más me ha gustado, la historia de amor. Adrian llega al condado buscando imponer todas sus normas y, por tanto, su liderazgo. Sin embargo, se va a encontrar con que Margaret no es una niña consentida y sumisa que va a bailarle el agua en todo momento, al contrario, le rebatirá en todo lo que pueda, le subirá la voz delante de todos sus guerreros y, lo que es más divertido, le dejará con la boca cerrada en público en más de una ocasión. Ya podéis imaginaros la reacción de Adrian, el cual es un auténtico guerrero acostumbrado a liderar y ordenar que se debe hacer en todo momento. El pobre está fuera de sus casillas siempre, buscando como hacer callar a su mujer.

Sin embargo y como bien sabemos todos, del amor al odio hay un paso y, por lo tanto, al contrario es igual. Así, Adrian va pasando de considerar sus ataques públicos y privados como negativos, atribuyéndolos a una valentía de la que muchas mujeres de esa época carecían, lo cual hace que poco a poco Margaret vaya entrando en su corazón para quedárselo completamente para ella. Además, no podemos olvidar que gracias a Margaret, Adrian cambia totalmente de look estando todavía más guapo si cabe, enamorándonos tanto a l@s lector@s como a la propia Margaret.

Desde ese momento, comienza una relación pasional en la que ambos descubren que se puede disfrutar aun más de la pasión cuando existen sentimientos, es decir, cuando dos personas están enamorados y se quieren. Para mi gusto, esta es la parte más bonita del libro ya que es cuando ambos están realmente conociéndose y se confiesan sus sentimientos, ella de la manera más romántica que existe y él, como un guerrero que “aparentemente” no tiene sentimientos, puede hacer. Me parece muy tierno el momento en que ella le dice que lo quiere y él le contesta que no sabe lo que siente, pero que siente que está dentro de él. ¡Qué bonito!

Pero como no todo puede ser color de rosas, vuelven a escena lord Marlowe y su amante, Angeline, una mujer que está completamente celosa de todo lo que tiene Margaret y quiere arrebatárselo todo, simplemente por pura envidia. Así, ésta se hace pasar por una de las damas de compañía de Margaret y se insinúa a Adrian, recibiendo continuas negativas. Sin embargo, una noche en la que Adrian espera en su habitación a Margaret, Angeline se hace pasar por ella, creando un malentendido que es presenciado por Margaret.

Finalmente, Margaret escapa y queda enredada en una trama de secuestros (malos secuestros) por parte del borracho de lord Marlowe, de la que Adrian consigue rescatarla.

Es una novela totalmente recomendable, yo quedé enganchada desde el primer momento sobre todo por la personalidad de los protagonistas, ya que ambos tienen mucho carácter y están en continua disputa. Además, los personajes secundarios son geniales, sobre todo Eugen, que nos hace ver que Adrian es más tierno de lo que parece, como él dice: ¡Perro ladrador, poco mordedor!

También se tratan, por encima, temas que en la época estaban muy mal vistos, como las relaciones homosexuales, las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer que no están casados…

Puntuación: 5/5.